Seleccionar página

Nos vamos directos a pedir un café al número 30 de la calle Real para fijarnos en un edificio de viviendas de tres plantas y un bajo comercial construidos en la primera mitad del siglo XX. En su fachada, que responde al estilo Art Decó, se aprecian claramente los chaflanes semicirculares, los remates escalonados que enmarcan los huecos, la proporción cuadrada de las ventanas y su forma aerodinámica.

La planta baja reúne igual o mayor protagonismo por encontrarse en ella un local muy popular y concurrido, el Café Modelo, donde destacan especialmente la escalera y todos los elementos decorativos originales propios de la época. Allí pervive hoy una cafetería fundada en 1949, que antes fue confitería y que disfruta del honor de ser la más antigua de la ciudad.

Edificio de viviendas Art Decó ubicado en la calle Real.

En el blog La Línea en blanco y negro de Luis Javier Traverso Vázquez podemos leer: «Esta confitería fue abierta al público en el año 1902, en el mismo año que ocurrieron en La Línea los llamados Sucesos de las Pedreras. Fue su primera dueña doña Ana Ríos. Después del día 12 de enero de 1906 don José Calvente Cabello, empleado de la casa y de oficio confitero, se quedó con la confitería por la suma de 3.000 pesetas.